Entradas

Amor limitado. ♥✋

La liberación sublime se da el la fuerza del acto. Aquella instancia que demarca un antes y un después.
La solitaria vida da miedo cuando no estamos dispuestos a vivir él arte de tomar distancia. Contemplar y apreciar la inmensidad que existe entre los cuerpos permite amar. Amar con límites.
"¿Límites? ¡Pues así no se puede amar!"
Esas voces corren por los pasillos conocidos a los cuartos cercanos de colores siempre grises.
Los límites demarcan las pausas y él ritmo de las caricias entre los cuerpos. Aquellas emitidas con palabras y con la gestualidad mas arcaica que genera él romance como ficción. La ley que delimita un encuentro y que prohíbe o convoca la acción, permite él placer que da él invento de intercambiar sensaciones.
El amor entre los límites del tu y yo que somos juntos pero no dejamos de ser con causas disímiles.
Aceptar que la causa u origen de nuestro ser habla idiomas distintos permite vencer la primacía ficcional del "somos uno" que desencausa la…

.Artefactos sin arte.

Imagen
Cuando el alma se pierde todo lo que rodea al cuerpo parece carecer de sentido.
Pero el vacío ¿conduce hacia algún rincón que nos causa dolor? Quizás antes, allí mismo, había sonrisas que dejaron de ser gratuitas. En ese intento de comprar "lo feliz", pagamos con nuestro cuerpo, con nuestra fé y con las palabras. Después del costo, muchas veces conseguimos pequeños momentos de gloria, sin mucha luz. La gloria que queremos comprar en esta vida mercantilizada, suponemos que se encuentra en un podio inalcanzable, Planificamos así, mil formas de matarnos y consumir nuestras energías para alcanzar la ansiada garantía de plenitud. Alcanzar ese "Bien" que unos pocos consiguieron dejando inactiva su esencia, para venderla al mejor postor. Que bueno es entonces que algo nos duela de vez en cuando para recordar un poco que hay cuestiones que salen del círculo comercial.  Aprendemos que el "costo-beneficio" un millón de veces deja de implicar dinero. Duele pensar n…

La puerta abierta del Caos.

Imagen
¿Cuándo se está listo para él cambio?
Nunca y siempre.
Siempre, porque nacimos para cambiar y nunca, porque el miedo nos inunda ante el registro de la perdida y de las mutaciones.
Registro que nos lleva hacia la pregunta que engloba al resto de interrogantes ¿Hasta cuándo?
La vida es finita. Y saberlo nos tortura, nos arroja a la difícil tarea de aprender como sostenernos en el deseo.
¿De que está hecho el deseo?
Quizás de las palabras que nos han regalado la existencia.
Esas, que al atravesarnos dejaron huellas.
Palabras de amor o palabras que duelen.
Las mismas se esconden en el hueco de nuestros absurdos.
Irremediable causa perdida pero siempre buscada, que se proyecta por segundos en esos momentos en los que llegamos a dudar si la magia existe.
La magia. Que gran cosa. ¿Cuánto mas iremos a inventar para sentirnos completos?
La unidad es una representación efímera que conforma un fantasma con temor a la falta.
Hablamos, miramos y oímos un mundo en caos con su velo de civilización.

Palabras y su esencia: tocar el cuerpo

Movimientos de apertura.
Una palabra puede remitir al mundo vacío de exploraciones y cubierto de ficciones.
Una palabra que toca el cuerpo y le permite el llanto, la risa, sentir lo real.
¿Pero qué escuchamos cuando ésta llega a nosotros?
En esa instancia la hemos transformado.
Ya no quiere decir solamente un sentido sino que remite a múltiples sentires.
El alma se moviliza desde el lenguaje.
Ese que un día configuro el cuerpo y le puso un nombre. Dándole vida a la carne con la imperiosa caricia del deseo.
Y así fue que el tiempo ha quedado a un lado, porque aquello que habita los cuerpos no sigue su lógica.
Los amores y los duelos atravesaran la historia e inventarán un tiempo nuevo.
Esos que, paralelos a lo cotidiano, se asoman para relatarnos que los hábitos y rutinas que tanto nos sujetan no callan la voz que se quiebra para ser vista.
La pregunta por aquello que mueve o que quizás paraliza, abre un espacio. Brecha subjetiva que no viene a mentir sino a revelar.
Las máscaras se v…

Suicidio Social

Imagen
La realidad se compone de manera subversiva. Irrumpe sobre lo real y se configura en un entramado, una mezcla de sentidos.
El golpe que impulsa al vacío viene ante la irrupción de lo real. Justo en el instante en el que aquello primitivo toma al sujeto, a la sociedad o al fragmento de seres y desgarra  las conformaciones sublimadas, hechas de renuncias en pos de beneficios colectivos.
La violencia del odio, la envidia, o el maltrato se esconden detrás de los actos cotidianos que se naturalizan detrás de una certeza irrenunciable.
El sometimiento de las voces imperantes logran un borramiento de susurros que intentan hablar para enfrentar la masa. Para vencer las ataduras de aquellos acuerdos implícitos con el feroz mandato epocal.
Robar, matar, violar, silenciar, acosar, abusar, exceder, dañar, dejar de amar. Son las causas del retorno del vacío. Son el vacío escondido detrás de las causas. Son versiones del abismo donde se precipitan la creatividad y el arte.
Y aquellos que sienten e…

Acto puro.

Imagen
Cuanta confusión con respecto a los actos.
Actuar es una decisión, pero pocas veces se encuentra libre de ataduras.
Ataduras al pasado, uno que no ha sido historizado y se repite en forma brusca, casi mágica, en los días.
...un momento...
¿Es un logro estar aquí o fue una consecuencia de saltos repetitivos que desafían el tiempo?
¿Es casual o es causal?
Aún en la incertidumbre, es necesario el acto puro. Que remite a un "mas allá" de los fantasmas que sueñan y piensan.
El acto puro es la invención. El comprender que todos los elementos de una pintura se aprecian en su particularidad. Esos elementos son los que recubren la unidad y lo indiferenciado con la distinción de lo nuevo, lo singular, aquello que perdura solo si confronta a lo real.
No hay nada nuevo en tu ausencia cavilante. En la lejanía de la fantasía que describe deseos, esos mismos que no pueden realizarse sino en sueños.
Acto puro es en si mismo un reencuentro con la vida que siempre es nueva aunque inventamos …

Vuelta sobre sí.

Detrás de una duda -y junto con su revolución- existe la libertad del Ser.
Impulso intempestivo que orienta a la novedad.
¿La finitud humana se inmortaliza?
La muerte es un irremediable acontecer para los seres habitantes de esta Tierra. Pero... ¿Cómo opera el tiempo a través de ella? Pareciera no tener sentido pensar siquiera en esta cuestión.
Romper la lógica tradicional implica un contrasentido.
Si desconocemos la posibilidad de un tiempo fuera de la vida ¿como es posible identificar que siempre hemos vivido?
Para mayor claridad ¿qué de nuestro tiempo nos certifica la vida?
Quizás la repuesta sea nuestra condición de humanidad que, percibe solo las versiones animadas que habitan un espacio, y entierra los finales tras el velo de un ritual.
Existir y vivir son un complemento que vela lo real, aquel impulso, hacia -muchas veces- una instancia límite. Empuje a un más allá de la regla, habitualmente llamado exceso.
Un "sin mas" que provoca angustia:
Sin más decir...
Sin más …